La Plataforma por el Tren Rural de Andalucía (PTRA) ha tenido conocimiento de la posible supresión del tren convencional Sevilla Barcelona a partir del día 24 de mayo (hasta ese día se venden billetes)

Ese tren vertebra directamente a Andalucía, Castilla la Mancha, Comunidad Valenciana y Cataluña. Pero también a Extremadura con una conexión de Badajoz y Mérida con Alcázar de San Juan. Es un tren que comunica pueblos y comarcas que están sufriendo una nueva agresión en el servicio público ferroviario.

Ese tren tiene un precio de ida y vuelta entre Sevilla y Barcelona de 102,70 € mientas que el AVE tiene un precio de 190,60 €. Solo Sevilla, Córdoba y Barcelona son estaciones comunes pero el Talgo n°694 tiene otras 18 paradas de las que 4 son capitales de provincia y 14 pueblos y ciudades medias. En concreto, en Andalucía se perderían las estaciones de Andújar, Espeluy, Linares-Baeza y Vilches, todas ellas en la provincia de Jaén.

El tren es un servicio público esencial y fundamental para el mundo rural y para las ciudades de Andalucía. El retroceso del tren agrava la situación de la Andalucía y la España vaciada, mientras que unas adecuadas comunicaciones ferroviarias podrían aportar una segunda oportunidad a pueblos y ciudades que han perdido población.

Los últimos gobiernos han apostado por el AVE y han olvidado otras formas de transporte ferroviario. El AVE ha absorbido muchos recursos que aportan soluciones de comunicación principalmente a los habitantes de las grandes ciudades, turistas y personas con un poder adquisitivo relativamente elevado. Mientras, quienes habitamos los pueblos y ciudades no comunicadas por AVE, o quienes no pueden permitirse el pago de las elevadas tarifas de esos trenes, no solo no se han visto beneficiado por ese modelo de transporte, sino que se han visto claramente perjudicados por la merma de recursos trasvasados a la alta velocidad desde el ferrocarril convencional, tanto de viajeros como de mercancías.

La crisis ambiental, como la sanitaria protagonizada por el coronavirus, han puesto de relieve que el tren es el medio de transporte necesario para el futuro. Por eso no entendemos que RENFE y el ministerio de Transportes estén pensando en tomar la decisión de suprimir el tren Talgo Sevilla Barcelona por Valencia. Sería una decisión impropia de un Gobierno progresista (aunque sea de forma provisional mientras se hacen unas obras en la estación de Sants) que dice que quiere luchar contra el cambio climático y el despoblamiento.

Por todo ello la plataforma PETRA en defensa del tren rural de Andalucía, exige al Gobierno de España que ese tren no se suspenda ni un solo día. Mientras duren las obras en la estación de Sants, la estación termino e inicio puede ser Tarragona o Vilanova y la Geltrú y desde alguna de ellas en media distancia a Barcelona.

También nos dirigimos al Gobierno de Andalucía, a todos los grupos parlamentarios de Andalucía, a los del Congreso y Senado para que hagan o tomen las iniciativas necesarias para el mantenimiento de los trenes 694 y 697 que pueden suprimirse a partir del día 10 a pesar de que son trenes que, antes del Estado de Alarma, tenían una ocupación masiva. La urgencia es máxima. Esperamos que se nos diga que la supresión de ese tren no se va a realizar.

De confirmarse este recorte por parte del Gobierno, esta plataforma iniciará las gestiones necesarias ante las distintas Administraciones para denunciar esta actuación unilateral y llamará a la movilización a todas las plataformas locales, comarcales y provinciales que recorre el tren para alzar su voz contra este nuevo ataque a los servicios ferroviarios de nuestra tierra.

PTRA Plataforma en defensa del tren rural de Andalucía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: